Cementos Argos, una de las 40 empresas que lanza el plan de Ambición Climática 2050 para enfrentar el reto global

La industria del concreto, el material más usado en el mundo, se enfoca en el futuro neutro en carbono

Compartir

Cuarenta de las compañías de cemento y concreto líderes en el mundo presentan hoy el programa conjunto Ambición Climática de 2050. La declaración de esta meta demuestra el compromiso de la industria con la disminución de la huella de CO2 del material, producido por el hombre, más utilizado en el planeta, con la aspiración de ofrecer a la sociedad concreto neutro en carbono para 2050.

Lanzada por la Asociación Global de Cemento y Concreto (GCCA, por sus siglas en inglés), en nombre de sus compañías afiliadas, la declaración de ambición representa un hito crucial para la industria. Esta es la primera vez que organizaciones de todo el mundo se unen para establecer una meta colectiva por un futuro neutro en carbono.

Esta declaración identifica los aceleradores esenciales que se necesitarán para alcanzar concreto neutro en carbono, incluyendo: la reducción y eliminación de las emisiones relacionadas con el consumo de energía, la disminución de las emisiones en el proceso a través de nuevas tecnologías y el despliegue de la captura de carbono, un uso más eficiente de este material, el reciclaje del concreto y de las edificaciones demolidas y el aprovechamiento de la capacidad que tiene este producto para absorber y almacenar carbono de la atmósfera.

La aspiración climática se basa en compromisos duraderos y en el progreso de sostenibilidad de las empresas pertenecientes y asociaciones filiales de GCCA en todo el mundo, estableciendo una visión global para la sostenibilidad de largo plazo del concreto, el material vital de construcción que ha moldeado el planeta.

Dinah McLeod, directora ejecutiva de GCCA, afirmó: “Conforme enfrentamos los retos para las futuras generaciones y comenzamos una recuperación económica global, el concreto será aún más crucial para la construcción sostenible del mundo del mañana. Es por eso que estamos haciendo este compromiso hoy, para que nuestra importante industria se alinee con los objetivos mundiales, incluyendo el Acuerdo de París.

El concreto juega un papel vital en la construcción de comunidades sostenibles y prósperas. Es un ingrediente clave de la infraestructura, la vivienda, el agua limpia y la resiliencia comunitaria conforme al cambio climático. De manera significativa, también contribuirá a facilitar la transición a una energía limpia y sostenible. Creemos que esta travesía será retadora, pero estamos totalmente comprometidos a trabajar junto con nuestros miembros, socios y partes interesadas en la industria y en la cadena de suministros para alcanzar esta aspiración".

Por su parte, Juan Esteban Calle, presidente de Cementos Argos, agregó: “Somos conscientes de la importancia que tiene el concreto en el cierre de brechas, en la mejora de la calidad de vida de millones de personas y en la respuesta a los retos que nos presentan el cambio climático y los fenómenos naturales asociados. Por eso, desde Cementos Argos trabajamos en la búsqueda constante de mejoras de nuestros procesos de producción y en la consolidación de un portafolio que responda a estas necesidades y nos permita continuar posicionándonos como aliados del futuro”.

Cementos Argos cuenta con una Estrategia Ambiental de la cual se deriva la línea de trabajo de cambio climático. A través de esta, la compañía desarrolla proyectos encaminados a la adaptación, mitigación y consolidación de oportunidades de negocio relacionadas con este fenómeno.

Para lograr sus metas de reducción de emisiones y eficiencia energética, Argos trabaja en distintos proyectos dentro de los cuales se destaca el uso de arcillas activadas térmicamente, iniciativa que llevó a la organización a lanzar al mercado el Cemento Verde, un innovador producto en el que durante el proceso de fabricación se disminuyen hasta en un 38% las emisiones de CO2 y un 30% el consumo de energía.

Asimismo, lidera la industria con el proyecto de producción de biocrudo a través del CO2 capturado por microalgas, iniciativa cuyo plan piloto se está implementando en la Planta Cartagena.

La industria del concreto y del cemento es un componente clave del sector de la construcción, el cual representa el 13% del PIB mundial e históricamente se ha caracterizado por la toma de acciones de cara al cambio climático. Esto ha incluido una disminución del 19% en emisiones de CO2 por tonelada de material cementante y un incremento del uso de combustibles alternativos de nueve veces desde 1990.

Albert Manifold, presidente de GCCA y director ejecutivo de CRH plc afirmó: "La Ambición Climática de 2050 representa el compromiso de nuestra industria para reducir aún más las emisiones y asegurar que el producto vital que proveemos pueda entregarse en bases neutras en carbono para 2050. Hay un reto significativo, por esto lograr la alineación en toda la industria es un primer paso fundamental. Sin embargo, no podemos ser exitosos solos y lanzando nuestra declaración de ambición también estamos resaltando la necesidad de que nuestra industria trabaje en conjunto con otras partes interesadas para contribuir a nuestra aspiración de un futuro más sostenible".

Actualmente, las empresas miembros de la GCCA están desarrollando una hoja de ruta del concreto a 2050 que establecerá las acciones e hitos específicos que la industria implementará para alcanzar su meta. Esto implicará trabajar de la mano de la cadena de valor para entregar una visión del concreto carbono neutro dentro de una economía circular, en un contexto completo de ciclo de vida. La hoja de ruta del concreto 2050 está programada para ser publicada en el segundo semestre de 2021.

Anthony Hobley, director ejecutivo de la plataforma Misión Posible del Foro Económico Mundial, que está trabajando en diferentes industrias para contribuir a alcanzar un futuro neutro en carbono, manifestó: “Es fundamental contar con líderes comerciales e industriales ambiciosos para alcanzar los objetivos climáticos que el mundo necesita para sobrevivir y prosperar. Sabemos que el concreto es muy importante para muchos de los desafíos que enfrenta la humanidad, pero también que debe entregarse de manera cada vez más sostenible. Estamos entusiasmados con este importante paso y esperamos con ansias poder participar en esta colaboración industrial para entregar los procedimientos y las herramientas necesarios para lograr una economía de carbono neutro”.

Conforme el planeta enfrenta el impacto de la crisis de la salud relacionada con el COVID-19, el sector de la construcción está jugando un papel importante en la recuperación económica de los distintos territorios.

La declaración de la Ambición Climática de la GCCA demuestra su compromiso de ayudar a construir un futuro más sostenible y seguro, reconociendo que el mundo necesita infraestructura más limpia y verde.

Para más información sobre la Ambición Climática 2050 y la Hoja de Ruta del Concreto 2050, puede visitar el sitio web de GCCA.

Asimismo, la Ambición Climática 2050 de la GCCA esboza cómo, en los próximos años, la industria puede lograr el concreto carbono neutro, como, por ejemplo:

  • Eliminando las emisiones directas relacionadas con el consumo de energía y maximizando el coprocesamiento de residuos de otras industrias.

 

  • Reduciendo y eliminando las emisiones indirectas relacionadas con el consumo de energía a través del uso de fuentes de energías renovables.
  • Disminuyendo las emisiones relacionadas con los procesos productivos a través de nuevas tecnologías y la captura a gran escala de carbono.
  • Reduciendo el contenido de clínker en cemento y concreto, así como haciendo un uso más eficiente del concreto en edificaciones e infraestructura.
  • Reprocesando el concreto del desperdicio de la construcción y demolición para producir agregados reciclados que se usen en la fabricación del concreto.
  • Cuantificando y mejorando el nivel de toma de CO2 del concreto a través de la recarbonización y mejora de la recarbonización en una economía circular.

Sobre la GCCA:

La GCCA fue lanzada en enero de 2018 y se dedica a desarrollar y fortalecer la contribución del sector a la construcción sostenible. Busca promover la innovación a través de la cadena de valor de la construcción, en colaboración con las asociaciones de la industria, así como con arquitectos, ingenieros y otros actores. De esta manera, la Asociación demuestra cómo soluciones concretas pueden cumplir con los retos de la construcción global y los objetivos de desarrollo sostenible, al tiempo que exhibe un liderazgo industrial responsable en la fabricación y el uso del cemento y del concreto. Además, complementa y apoya el trabajo realizado por asociaciones nacionales y regionales. La sede de la GCCA está en Londres, Inglaterra.